DOS MUY LARGOS DÍAS DE LEY SECA PARA LOS POTOSINOS

No se queje, bueno sí, quéjese.

La pinche ley seca decretada por las autoridades estatales abarca sábado y domingo.

Qué forma de echar a perder el fin de semana, prohibiendo ese excelente (y peligroso) lubricante social llamado alcohol (¿verdad?).

Si usted es bebedor (no borracho, sino bebedor social de fin de semana que termina el lunes bien crudo), entonces le van a cortar la inspiración justo a las 12 de la noche del viernes cuando apenas se iba poniendo buena la fiesta.

Por lo que olvídese de salir a la calle a buscar un antro abierto, salvo aquellos clandestinos, bajo su propio riesgo, en una ciudad donde de pronto puede soltarse una balacera o ser usted testigo de la enésima “ejecución”.

Para eso está el aprovisionamiento, pero sería recomendable que amaneciera el domingo 6 con una mínima disposición y lucidez, y que se acuerde al menos por quién había decidido votar, eso ya es ganancia.

Cuando haya cumplido con ese compromiso cívico, tampoco podrá celebrar por anticipado el triunfo de su candidato, porque la mentada ley seca termina hasta las 12 de la noche, y a esa hora ya para qué.

Esos son los bemoles de unas autoridades que nos cobran impuestos como adultos, pero nos tratan como niños o como sujetos no dignos de confianza a la hora comportarse.

Claro, el matadero seguirá en la ciudad, porque los sicarios del crimen organizado esos sí no son molestados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *