NADIE PODRÍA VIVIR MÁS DE 150 AÑOS: CIENTÍFICOS

Tomando como base numerosos factores biológicos, un grupo de científicos afirma haber descubierto la edad máxima a la que puede llegar físicamente un ser humano.
La investigación, llevada a cabo por Gero, una empresa de biotecnología con sede en Singapur, en colaboración con el instituto estadounidense Roswell Park Comprehensive Cancer Center, reveló que el organismo de las personas no permite que vivan más de 150 años.
Con la ayuda de la inteligencia artificial, el grupo de investigación analizó los datos relacionados con la salud y el estado físico de numerosos voluntarios en Estados Unidos y el Reino Unido.
Los científicos determinaron que la esperanza de vida humana se basa principalmente en dos unidades de observación: la edad biológica y la resiliencia.
La primera está asociada con el estrés, el estilo de vida y las enfermedades crónicas, mientras la segunda se trata de la rapidez con la que un individuo vuelve a la normalidad después de responder a un factor estresante, detalló NY Post.
Los hallazgos y las tendencias relacionadas permitieron a los investigadores calcular que, entre los 120 a 150 años, el cuerpo humano sufre “una pérdida completa” de resiliencia. Es decir, el organismo se vuelve incapaz de recuperarse.
La pérdida de la capacidad de recuperación, incluso en los individuos más sanos, podría explicar por qué no existe un aumento evidente de la esperanza de vida máxima, aunque la esperanza de vida promedio haya crecido de manera constante durante las últimas décadas.
Los científicos consideran su estudio “un avance conceptual”, ya que determina y separa los papeles de los factores fundamentales en la longevidad humana.
El estudio, según sus autores, explica por qué incluso la prevención y los tratamientos más efectivos de las enfermedades relacionadas con la edad son capaces únicamente de mejorar la esperanza de vida promedio, pero no la máxima.
La única posibilidad de cambiar esta dinámica sería el desarrollo de verdaderas terapias anti-envejecimiento, apuntan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *