¡TODOS NARCOS!

Todos embarrados. Es lo que sucede con las guerras de lodo. Nadie termina limpio.

Josefina Salazar Báez, diputada federal, denunció en la tribuna de San Lázaro al Pollo Gallardo.

Prácticamente, dijo que SLP terminaría siendo un narco estado (como si no lo fuera ya) si Ricardo Gallardo Cardona era elegido gobernador.

A ella no le importa la voluntad popular, se entiende; sino el estado de derecho.

Lo que no comentó es por qué no denunció a su compañero de curul en más de dos años que tiene como legisladora.

¿No sabía nada?

La reputación que se carga Gallardo Cardona, ciertas o falsas las acusaciones, vienen de más de un sexenio atrás.

En realidad a esa diputazul le vale madre la seguridad de los potosinos, ella más bien actúo con órdenes de tratar de desprestigiar más al Pollo y presionar a las autoridades para que lo detuvieran.

Y lo hizo, además, orillada por las circunstancias.

Dos circunstancias.

Primera: Su candidato Octavio Pedroza tiene ya toda la finta de perdedor, y quisieran hacerlo ganar a la mala, eliminando al contrincante mediante un auto…de formal prisión.

Segunda: Pero no fue lo único que orilló a Josefina para subirse a la tribuna con su discurso anti-pollos, también influyó que su compañero de partido, el gobernador de Tamaulipas, (ese sí) tiene ya orden de aprehensión

Está en calidad de forajido prófugo, y llevando a su estado a la desaparición de poderes por desacato al Poder Judicial, ya que tiene controlado el Congreso Estatal que le sigue dando su apoyo.

Pero apenas se bajó de la tribuna la manipuladora Josefina, le reviraron con fuerza.

El PVEM puso denuncias penales contra Octavio Pedroza por supuestamente haber recibido dinero sucio de Cabeza de Vaca.

Y no solo eso, sino que también acusaron a Juan Manuel Carreras y a su tesorero Daniel Pedroza (hermano de Octavio) de desviar dinero no nada más provenientes del supuesto narco gobernador, sino del propio gobierno del estado potosino.

Luego se exhibieron fotografías de Octavio departiendo muy campechano y feliz con el ahora prófugo o apoltronado en la casa de gobierno tamaulipeca, rodeado de personal de seguridad de élite.

Se dio a conocer luego por Leonel Serrato Sánchez, candidato a la alcaldía, que Pedroza incluso viajaba seguido a Ciudad Victoria, para entrevistarse con Cabeza de Vaca.

Y, para acabarla, Serrato terminó también metiendo en el mismo costal a su contrincante Xavier Nava, candidato a la reelección en la alcaldía.

Serrato asegura que Nava Palacios igual recibió dinero sucio de Cabeza de Vaca, incluso desde el 2018, cuando el primero ganó el Ayuntamiento de la capital.

Es decir, si hacemos caso a ellos mismos, a su embarradero de guerra sucia, pues son un mal atado de sujetos que no merecen el voto popular, pues todos se acusan entre ellos mismos de estar relacionados con la delincuencia.

¿Qué quedará de todo esto?, seguramente nada: están en campaña, y todo esto es parte de las guerritas sucias, donde nadie sale limpio.

Así juegan ellos…¡son unos marranos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *