CNI y CIG alertan “por tragedia que se avecina” en Chiapas

El Congreso Nacional Indígena (CNI) y su Concejo Indígena de Gobierno (CIG) llamaron “al pueblo de México, a los pueblos del mundo a alzar la voz para parar la tragedia que se avecina” en las comunidades indígenas de Chiapas.

En tanto, los órganos de representación ejidal de Tila condenaron “la forma en que el Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa maneja la información, señalando a compañeros ejidatarios acerca de la desaparición de dos personas que posteriormente fueron encontradas sin vida en la localidad de Coquijá, zona alta, a unos kilómetros del perímetro del ejido Tila, sin antes investigar claramente los hechos”. De acuerdo con los ejidatarios choles, dichas acusaciones “se están basando de las mentiras y no como sucedieron los hechos”.

No obstante, admiten que el Comité impugado “efectivamente” reconoce que “los ejidatarios fueron atacados primero cuando se trasladaron a desbloquear las entradas y fueron recibidos a balazos por personas armadas” encabezadas por Eleazin Bárcenas.

Aclaran que los sacerdotes de la parroquia “son ajenos al ejido y el único delito que tienen es pedir a favor de la paz y que no se dejen llevar las personas a involucrarse en asuntos políticos, y el no pronunciarse a favor de los provocadores contra el ejido de Tila… que todo el tiempo incitan a la violencia” usando personas “de otros municipios y ejidos que han venido pisoteando los derechos de los ejidatarios”.

Los ejidatarios negaron que existan “planes para quemar viviendas”, como acusa el Digna Ochoa. “Los ejidatarios y ejidatarias han apostado siempre por la paz y desde que se declararon en autonomía, conforme al artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el el 39, han respetado a todos por igual sin molestar a nadie en sus domicilios ni en su persona”.

“La lucha por la madre tierra y el territorio que han emprendido los ejidatarios ha sido pacifica”, sostuvieron, para añadir que también es falso “que haya una ambulancia baleada”, como dice el Comité Digna Ochoa, que además señala sin pruebas a Gilberto Abraham “como los responsables de la desaparición de Luis Aparicio Parcero Martínez y Elidió Zenteno con personas del anexo Sañoja”.

Los ejidatarios se declaran “en alerta máxima, porque sabemos que el grupo de corte paramilitar sigue organizándose para provocar a los ejidatarios en sus propias tierras”.

Respaldo del CNI a Tila

CNI-CIG denunciaron “el cobarde ataque en el que fue asesinado el compañero Pedro Alejandro Jiménez Pérez, del ejido Tila, Chiapas el pasado día 11 de septiembre, cuando el grupo paramilitar Paz y Justicia junto con personas allegadas al Ayuntamiento atacaron con armas de grueso calibre a la población de Tila que, por acuerdo de la asamblea general, se dirigía a liberar los bloqueos que estos grupos habían instalado en los accesos a la cabecera del ejido para cercar a nuestro pueblo”. En dicho ataque resultaron heridos Medardo Pérez Jiménez, Ángel Vázquez Ramírez y Jaime Lugo Pérez.

CNI-CIG llamaron “a alzar la voz para parar la tragedia que se avecina”. Denunciaron que “el jefe paramilitar Arturo Sánchez Sánchez, su hijo Francisco Arturo Sánchez Martínez, junto con el presidente municipal Limber Gregorio Gutiérrez Gómez, se han dedicado a fortalecer y promover la acción de grupos armados para acabar con la autonomía del ejido Tila y despojarlo de un supuesto fundo legal para poner su centro de corrupción y pudrición y abrir la puerta al control narco paramilitar”.

“Mediante el despojo territorial y con el apoyo de los tres niveles del mal gobierno, quisieran acabar con la autonomía que tanto ha costado al pueblo chol de Tila, el cual es y será reconocido plenamente por el CNI-CIG”.

“Estos ataques, se enmarcan en el incremento de la actividad de grupos armados y la proliferación de paramilitares en torno a las comunidades que conforman el CNI en Chiapas y las bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que intentan cercar, aterrorizar, desplazar y desmantelar a los pueblos organizados”.

“El partido Morena-Verde-PRI, que es uno solo, se ha dedicado a apoyar la violencia, a querer sembrar la división, a armar a los enemigos del pueblo y a anunciar, con sus cobardes ataques, la agudización de la guerra; que tiene por objeto acabar con la vida colectiva de los pueblos, con la digna resistencia que protege a nuestra madre tierra y, como CNI-CIG, actuaremos en consecuencia y solidaridad al ejido Tila”.

Por último denunciaron “la cínica complicidad” del gobierno estatal y federal, “quienes son responsables de la violencia que crece”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *